Conversación con Oscar Castro

La Academia Chilena de Bellas Artes te invita a participar de la conversación que sostendrá el Académico Héctor Noguera con el actor, dramaturgo y director del Teatro ALEPH, Oscar Castro, quien reside en Francia.

Fecha: Miércoles 12 de agosto de 2020
Hora: 15 hrs. (Chile) 21 hrs. (Francia)

La charla podrás verla en directo en esta página
o a través de nuestro canal Youtube.

Óscar Castro Ramírez

Hijo de Óscar Castro Alcántara y María Julieta Ramírez Gallegos, Óscar nació en Santiago y pasó sus primeros años en Colín, cerca de Talca.

Sus estudios secundarios los realizó en Santiago, en el Instituto Nacional.

En 1966, junto a sus compañeros y a algunas alumnas del Liceo Nº 1 de Niñas formaron un grupo de teatro, con el que montaron 2 obras. Entre las primeras integrantes del grupo estaba la adolescente Michelle Bachelet. Al teatro lo bautizaron como Aleph, a sugerencia de Eduardo Sabrosky, quien les explicó que era el primer número después del infinito, lo que les gustó. Los ensayos los hacían en una vieja casona en la calle Lastarria, incentivados por Eugenio Dittborn y Héctor Noguera.

Cuando al año siguiente estalló el movimiento de reforma universitaria en la Católica, los alumnos del grupo se sumaron a él dando presentaciones para entretener a los estudiantes.

Entro a estudiar periodismo en la Universidad Católica de Chile.

Después de entrar en la Católica, Óscar consiguió del entonces rector Fernando Castillo Velasco que les prestara para el teatro una sala de la casa de Lastarria 90, que pertenecía a la universidad.

Para 1972, «el Aleph era considerado por la crítica como uno de los conjuntos teatrales más vanguardistas de la época». Además de Óscar, lo formaban su hermana Marieta, su entonces esposa Ana María Vallejo, Carola Vallejo, Luis Alfredo Cifuentes, Juan Enrique Droguett, John McLeod, su cuñado, y Fernando Cordero. Sus obras, «producto de la creación colectiva, frecuentemente aludían a la realidad contingente»

Una de sus primeras obras fue «¿Se sirve usted un cocktail molotov?», a cuya presentación asistió Héctor Noguera, quién, en adelante, les daría clases. También en aquellos años montaron «Viva in-mundo de Fanta-Cia» y «Cuántas ruedas tiene un trineo» (1971) y «Casimiro Peñafleta». En 1970 participó en la película de Raúl Ruiz y Saúl Landau: «¿Qué hacer?».

Después del golpe de Estado dado en 1973, la compañía siguió trabajando. Sin embargo, en 1974, Óscar y su hermana fueron detenidos y llevados al campo de prisioneros de Tres Álamos. El 30 de noviembre, su madre María Julieta Ramírez Gallegos y su cuñado e integrante del Teatro Aleph, John (Juan Rodrigo) McLeod (militante del MIR), fueron a visitarlos, siendo ambos detenidos y trasladados al centro clandestino de torturas Villa Grimaldi; desde entonces permanecen como detenidos desaparecidos.

En los campos de concentración por donde pasaba, Óscar formaba grupos de teatro con otros prisioneros. En una ocasión, propusieron al comandante montar «Los secretos de una paloma mensajera», una obra del autor Emile Kahn, según le dijeron, pero que en realidad era el seudónimo de Óscar para pasar la censura.

En 1976, después de ser liberado, parte con su esposa y su hermana al exilio a Francia, donde refunda el Teatro Aleph en Ivry sur Seine (Paris). Entre las obras que ha montado en Europa está «La triste e increíble historia del general Peñaloza y el exiliado Mateluna» y «La noche suspendida», premiada en 1982 como mejor texto y director en el Encuentro Charles Dullin en Villejuif.

En 1978, actuó en la película alemana «Der Übergang» (El paso), junto a varios otros chilenos en el exilio. En 1983 participó en «Ardiente paciencia» de Antonio Skármeta, interpretando a Mario Jiménez, el cartero que plagia los versos de Pablo Neruda (Roberto Parada) para conquistar a la joven Beatriz González (Marcela Osorio) y en «Verzeihung, ¿sehen Sie Fußball?», cinta germana dirigida por Gunther Scholz y basada en una historia original de Carlos Cerda, en la que interpreta el papel de Andrés.

En 1992, en el programa conducido y creado por Skármeta, El show de los libros, le fue dedicado un capítulo completo, centrándose en la participación en Ardiente paciencia y El exiliado Mateluna.

Ha continuado trabajando en su teatro en París, pero ocasionalmente viaja a Chile para participar en charlas y encuentros culturales.

En abril del año 2011 visitó el país junto a su compañía, presentando «La casa acepta el fracaso» que realizaron en conjunto con el grupo de Teatro Camino de Héctor Noguera. Momento que aprovechó para dar algunas charlas en las universidades de Chile, de Talca y de Valparaíso.

2012 2014: Orador en SCIENCES PO, en el curso de Pierre Mounier sobre el libro digital en el marco del programa de renovación pedagógica FORCCAST dirigida por Dominique Boullier en SCIENCES PO y 12 otros Grandes Escuelas y Universidades francesas.

En 2013: Óscar Castro creó de nuevo el Teatro Aleph en Santiago con jóvenes actores chilenos.

2016: El Ministro de Bienes Nacionales Víctor Osorio Reyes otorga una casa en Santiago al Teatro Aleph Chile.

2017: Crea la Sala Julieta en La Cisterna (Santiago) por el teatro Aleph

Autor prolífico, sus obras han sido traducidas a varios idiomas y puestas en escena en numerosos países. Miembro del PEN Club francés desde 1982, ha colaborado con muchísimas personalidades de la cultura francesa y latinoamericana.

Su obra «Erase una vez un rey» se ha convertido en un clásico en América Latina y en España también se ha realizado en Canadá, Bélgica, Suiza, Francia.

Varias compañías la presentaron en festivales, colegios, liceos, prisiones y ganaron premios (Umbral a Salta – TNT en El Salvador – EN ESCENA en Buenos Aires – Teatro Estudio en Cuba – La compañía Electra o le Trasgos Mágicos en España – compañía Yawar a Perú – Ojo Blindao y Teatro UIS en Colombia – Teatro de cerca en Venezuela – Teatro Ilusiones en Chile)

En 1992, Jack Lang (ministro de Cultura de Francia) le otorgo la distinción de Caballero de artes y letras.

Actúa también en películas de cinema: «Nowhere» de Luis Sepulveda (2002), «Droit dans le mur» (1997) y «On peut toujours rêver» (1993) de Pierre Richard, «Il y a des jours et des lunes» de Claude Lelouch (1990)

Se publicaron tres libros de sus obras de teatro, dos novelas y un cuento en las Ediciones de l’Amandier en Francia.

En 1992: Jack Lang (ministro de Cultura de Francia) le otorgo la distinción de Caballero de artes y letras.

En 2017: Comendador del orden al mérito docente y cultura Gabriela Mistral.

En 2018: «Caballero de la legión de honor» de Francia (Françoise Nyssen, Ministra de Cultura).

En 2019: Salida del libro Teatro Aleph 50 años de mito o realidad en la embajada de Francia en Santiago.